junio 21

El discipulado: La reparación de bicicletas le enseñó a un obispo las mejores lecciones sobre la «formación de discípulos»

La Iglesia Anglicana a nivel mundial comparte el objetivo común de proclamar la Buena Nueva del Reino y enseñar, bautizar y nutrir a los nuevos creyentes, lo que forma parte de las cinco marcas de misión de la Comunión. Hay muchas maneras en que las iglesias ayudan a las personas a crecer en su fe y a mostrarles el amor de Dios de manera práctica a los que les rodean

Hacer discípulos debería ser el objetivo principal de todos los cristianos, según el obispo de Malasia Occidental, el reverendo Moon Hing, quien dice que aprendió a ser un hacedor de discípulos arreglando bicicletas con su padre.

El obispo Moon Hing, antes arzobispo del sudeste asiático, lleva varias décadas dedicándose a la plantación de iglesias y al discipulado, y ahora es el coordinador de las iniciativas de discipulado anglicano de la Comunión Anglicana. Dijo que el discipulado le había sido inculcado desde que era un cristiano muy joven, hace más de 40 años.

«La palabra ‘discípulo’ significa ‘un aprendiz'», dijo el obispo Moon Hing. «Mi padre tenía un pequeño taller de reparación de bicicletas y recuerdo que cuando tenía unos nueve o diez años, mi padre nos llamaba a mis hermanos y a mí y nos decía: ‘Pónganse en cuclillas a mi lado y miren cómo hago el montaje o la reparación’. Recuerdo muy bien cómo nos enseñó a fijar los radios, y luego a girarlos en un calibrador. Decía: ‘Hagan esto y esto, y luego calibren la rueda’. Luego se levantaba y decía: ‘Tu turno’. Entonces, cada uno de nosotros entraba y se ponía en cuclillas e intentaba… Así es como aprendemos y crecemos. Así que, finalmente, crecimos aprendiendo a reparar bicicletas. Eso fue parte del programa de discipulado que mi padre hizo con nosotros, ¡y todavía puedo seguir reparando bicicletas!»

«Así es como transmitimos el mensaje. Así que llevé esto a la iglesia. Cuando era sacerdote, cada año tenía estudiantes de teología durante dos meses de aprendizaje práctico a mi cargo. Siempre les decía: ‘No es necesario que aprendan nada sobre la iglesia. Si aprenden algo sobre la iglesia, eso es una ventaja, pero se aprende observando cómo ejerzo mi ministerio, cómo me ocupo de mi familia, cómo me ocupo de mi tiempo libre, cómo me ocupo de mi tiempo de devoción, cómo me ocupo de la preparación de mis sermones y cómo me ocupo de una emergencia’. Así que observaron mi vida durante dos meses, mientras se quedaban en nuestra casa. Y ese es un estilo de discipulado que adopté hace más de 30 años… Quería que vieran cómo operaba mi vida. Y pudieron ver mis debilidades. Por supuesto, es una posición muy vulnerable, muy vulnerable, nos abrimos a ellos, podían criticarnos fácilmente».

«Pensé que al hacerlo muy poca gente querría entrar en el ministerio debido a los desafíos intensos y complejos. Pero, sorprendentemente, durante mis 20 años en un ministerio parroquial, planté 50 iglesias y formé a estos seis trabajadores para dirigir el ministerio. Así que, cuando me convertí en obispo, se hicieron cargo y ahora dirigen ellos mismos las diferentes parroquias».

El obispo Moon Hing dijo: «El discipulado no es sólo creer en la Gran Comisión que Jesús nos dio: ‘Id y haced discípulos’, sino que tiene que traducirse hacia abajo en el corazón y en los brazos y extremidades para que trabajemos en ello». Cree que el pastoreo debe ser algo más que cuidar de las ‘ovejas’ y hacer discípulos. «Deberíamos decir que el pastoreo implica hacer discípulos y hacer discipuladores; personas que saben no sólo cómo hacer discípulos, sino que también los hacen hacedores de discípulos».

«Creo que hacer discípulos no es sólo alimentar a las ovejas. Mi idea de hacer discípulos es que sean capaces de pescar por sí mismos y enseñarles a otros a pescar».

Para el obispo Moon Hing, cultivar mangos puede ser una imagen de cómo cultivamos discípulos.
Dijo: «En este país, en Malasia, tenemos muchos mangos y cultivamos muchos mangos. A menudo me pregunto cuál es el fruto de un árbol de mango. Y todo el mundo dice ‘mangos’, pero esa no es la respuesta completa. Todos somos consumidores de mangos y nadie planta árboles de mangos. Por lo tanto, la respuesta debería ser que el fruto de un árbol de mango es otro árbol de mango, no sólo una fruta que se consume. Si tenemos visión iremos más allá, y nos preguntaremos ¿cuál es el fruto de un árbol de mango? En realidad es una plantación de mangos. Porque cada árbol producirá cientos y miles de mangos, si los plantamos».

«Es lo mismo en nuestra vida cristiana, si hacemos un discípulo y entrenamos al discípulo, sabemos que tendremos un total de dos de nosotros. Pero si profundizamos más, no serán sólo dos, serán millones y billones y trillones de personas, porque cada una es como la semilla del mango. Y si un árbol puede producir una plantación, es lo mismo que el discipulado. Esa persona se multiplicará realmente en dos o cuatro, o seis u ocho y así sucesivamente, antes de que nos demos cuenta tendremos todo un ejército levantándose para convertirse en discípulos y ser discípulos fuertes de Cristo».

Fotos:
Fotos de archivo de Moon Hing con las bicicletas


Tags


You may also like

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Subscribe to our updates now

Enter your details below and we'll keep you in touch with the conference as well as sharing resources and news about the event.