«El cambio empieza aquí, con nosotros los obispos»

Ser sal y luz tiene un coste y es un papel fundamental para la Iglesia, según el secretario general de la Comunión Anglicana.

Un antiguo obispo y arzobispo nigeriano, Josiah Idowu-Fearon, es el secretario general de la Comunión Anglicana. Su función, que ha desempeñado durante los últimos seis años, le ha dado la oportunidad de visitar varias partes de la Comunión y de recoger una amplia imagen de la vida en la Comunión Anglicana en todo el mundo.

Josiah habló con el equipo de la Conferencia de Lambeth sobre cómo la Iglesia puede marcar la diferencia cuando se enfrenta a cuestiones como la corrupción.

«La sal es la sal, ya sea en Inglaterra, o en Finlandia o donde sea, la sal es la sal, la luz es la luz. Si uno vive en una sociedad predominantemente religiosa, que es la mayor parte del hemisferio sur, mucha gente se toma sus religiones muy en serio. Ser la sal significa que tenemos que destacar… Estamos llamados a desafiar a nuestra sociedad y a evitar que nuestra sociedad se corrompa, y eso no es fácil».

Josiah cree que la Iglesia no se pronuncia lo suficiente sobre cuestiones como la corrupción.
«¿Por qué no hablamos de la corrupción? ¿Por qué no hablamos de la prepotencia, del abuso de poder? ¿Por qué oprimimos a los pobres en la Iglesia? ¿Por qué no hablamos en contra de eso? No se puede ser sal en un lugar y luego dejar de ser lo que se es, lo que se está llamado a ser, en otra situación».

«Si somos la luz del mundo, Jesús es la luz del mundo y nos ha llamado, nos ha dado esa responsabilidad de que le reflejemos. ¿Por qué no lo hacemos? ¿Por qué cuando se llega a un lugar donde hay corrupción, nadie ve ninguna diferencia? Sí que es un reto y es muy humilde», dijo Josiah.

«Si realmente queremos ser representantes de nuestro Señor y Salvador, Jesucristo, no podemos elegir lo que está mal; como sal o luz, la gente debe saberlo. Si miramos a la Iglesia, ¿hay alguna diferencia entre lo que ocurre en la Iglesia y lo que ocurre fuera de ella? ¿Nuestros miembros hacen alguna diferencia en la política o en el mundo de los negocios? Tenemos mucho que pedirle al Señor que cambie en nosotros. Y tiene que empezar con nosotros como obispos».

«Cuando estuve en Nigeria, justo antes de retirarme, tuvimos una elección en 2014 y un joven obispo, que acababa de ser elegido, compartió una experiencia con nosotros en la reunión episcopal. Dijo que el tesorero de su diócesis se presentó a un puesto electivo en su estado natal y ganó. Una persona de otro partido lo impugnó ante los tribunales y el caso llegó hasta la capital, Abuja. Tenían imágenes que demostraban que no había elecciones justas en la mayoría de los lugares y, sin embargo, este miembro cristiano anglicano ganó las elecciones. Así que el caso llegó al obispo, que era un obispo joven, y vio todas las pruebas y entonces llamó a esta persona y le dijo:
‘Mire, hermano, no tiene ningún caso’. ‘¿Sabe?’, el tesorero le dijo al obispo, ‘Obispo, la Iglesia es la Iglesia, y la política es la política’. El obispo le contestó: ‘En ese caso, lo siento, tiene que renunciar a su puesto como tesorero’. Esa es la sal del mundo».


Tags

BC-Oct21-article-ESP


You may also like

El discipulado: La reparación de bicicletas le enseñó a un obispo las mejores lecciones sobre la «formación de discípulos»

El discipulado: La reparación de bicicletas le enseñó a un obispo las mejores lecciones sobre la «formación de discípulos»
{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Subscribe to our updates now

Enter your details below and we'll keep you in touch with the conference as well as sharing resources and news about the event.