¿Qué significa para ti ser anglicano? Una entrevista con Andrew Khoo

Andrew Khoo es un anglicano en la Provincia del Sudeste Asiático. Es miembro del Comité Permanente de la Comunión Anglicana y apoya a diversos grupos y comisiones anglicanas, entre ellos la Comisión de la Iglesia Segura y la Comisión Interanglicana de Unidad, Fe y Orden. Andrew habló con el equipo de la Conferencia de Lambeth sobre lo que significa para él ser anglicano.


¿Qué significa para ti ser anglicano? ¿Cuáles son algunas de las cualidades que consideras importantes para ser anglicano?

Estudié derecho en el King’s College de Londres y me titulé de abogado. Después de completar mi pasantía, comencé a ejercer en Malasia en mayo de 1995. Si bien me convertí al cristianismo durante mi preadolescencia en Malasia, no tuve contacto con la Iglesia Anglicana hasta pisar la universidad. El King’s College de Londres tiene una fuerte conexión anglicana, al haber sido fundado en 1829 por un grupo de personas que contaba con clérigos de la Iglesia Anglicana. De hecho, el título más antiguo que otorga es el Associateship of King’s College (AKC), que en un principio fue un título de ordenación para la Iglesia de Inglaterra. El AKC aún se otorga hoy en día, pero con un enfoque sobre el estudio de la historia y filosofía de la religión en general. Poder estudiar eso fue una de las razones por las que elegí asistir al King’s.

En mi época de estudiante me uní a la iglesia All Souls’ Church Langham Place. Fui atraído por la predicación y los escritos del Revdo. Dr. John Stott, uno de sus anteriores rectores. Tanto el King’s College como la iglesia All Souls’ Church me desafiaron a desarrollar una visión informada del mundo desde un punto de vista cristiano, a estudiar los problemas contemporáneos y diseñar una respuesta para los mismos con base en la Biblia.

También fui atraído por esa otra “trinidad”, un rasgo distintivo de la Iglesia Anglicana, a saber, escritura, tradición y la razón. La capacidad y sensibilidad de un enfoque combinado para la interpretación y aplicación de las Escrituras que tenía en cuenta tanto el desarrollo de la historia humana como la importancia de ciertas tradiciones eclesiásticas.

Por la providencia de Dios, cuando decidí unirme a un programa de misión a corto plazo, apoyado por la iglesia All Souls’ Church, me uní a una organización llamada Emmanuel International y me enviaron a trabajar en un programa para personas desplazadas y reasentamiento de refugiados en Gulu, en el norte de Uganda. Allí nuestro socio eclesiástico fue la Diócesis Anglicana del Norte de Uganda. Eso me puso en contacto con la Iglesia Anglicana fuera de Inglaterra, y tuve mucho tiempo para reflexionar sobre lo que significaba ser anglicano en una cultura diferente.

Esto me ayudó a prepararme para cuando finalmente regresé a Malasia y tuve que construir desde cero mi vida anglicana en mi país de origen. Así que, para mí, las cualidades más importantes para ser anglicano son una vida de servicio a la comunidad; una visión del mundo integral, fundamentada en las Escrituras y la tradición; y la necesidad de conectar el mensaje cristiano con los desafíos de la vida contemporánea y demostrar su relevancia continua para nosotros.

¿Puedes compartir una breve reflexión sobre lo que significa estar en comunión y qué resulta para ti inspirador de ser parte de una familia global de anglicanos?

Como escribió el poeta John Donne, “Ningún hombre es una isla entera por sí mismo. Cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo”. En pocas palabras, todos estamos interconectados. Como Canciller de la Diócesis de Malasia Occidental, cargo que se me solicitó asumir en septiembre de 2001, sería demasiado fácil centrarse únicamente en los problemas de mi propia diócesis o en la Provincia del Sudeste Asiático a la que pertenece la diócesis. Pero, así como el amor de Cristo es demasiado valioso y maravilloso como para guardárselo para uno mismo, el significado de estar en comunión es compartir nuestro aprendizaje y experiencia con otros, y atender las inquietudes de los demás. Estar en comunión significa compartir tanto problemas como soluciones, enfoques y experiencia, enseñar y ser enseñado, y viajar juntos.

Parte de mi vocación como abogado implica “decir la verdad al poder”, denunciar violaciones de derechos humanos y libertades fundamentales, y trabajar por cambios en la ley. Para mí, estar en comunión significa trabajar en equipo para abordar situaciones en las que las personas no son tratadas con igualdad en términos de dignidad y derechos.

Al trabajar junto a colegas tanto en casa como en el extranjero, buscamos maneras de superar las violaciones de derechos humanos y las transgresiones del estado de derecho, proteger el medio ambiente y mantener los medios de vida. Podemos hacer esto utilizando diversos mecanismos, tanto nacionales como internacionales, entre ellos la oficina del representante del arzobispo de Canterbury ante las Naciones Unidas.

Ser parte de una familia global de anglicanos significa tener la capacidad de compartir ideas y recursos con otras diócesis y provincias anglicanas, y apoyarlas mientras trabajar para resolver sus problemas particulares con sus gobiernos. Pero también significa viajar con otras comunidades de fe o incluso aquellas sin una fe en particular.

Así como Dios entregó a su Hijo porque amaba tanto al mundo, me emociona y llena de inspiración que la familia global de anglicanos también pueda cumplir el papel de servidor del mundo.

open to all:
the Phase 3 webinars