Los capellanes del aeropuerto preparan un “aterrizaje sin sobresaltos” para los/las obispos/as

  • marzo 2, 2020

Los capellanes del aeropuerto preparan un “aterrizaje sin sobresaltos” para los/las obispos/as

  • marzo 2, 2020

Cuando aproximadamente 600 obispos/as y sus cónyuges lleguen al Reino Unido este verano, recibirán una cálida bienvenida desde el momento en que aterricen gracias a un equipo de capellanes anglicanos del aeropuerto que estarán allí para recibirlos.

Los capellanes del aeropuerto, Jean Hurlston y Bill Raines, ambos ubicados en el aeropuerto de Manchester, estarán entre los que se preparan para dar una bienvenida especial a sus visitantes anglicanos internacionales este próximo mes de julio.

Hace cinco años que Jean Hurlston es capellana del aeropuerto. Aunque casi nunca vuela ni se va de vacaciones, ha llegado a ser capellana de aeropuertos porque le encanta estar con la gente.

“Es como tener una congregación del tamaño de una pequeña ciudad”, afirmó. “A menudo me preguntan cosas sobre mi trabajo: se preguntan qué es lo que hacemos. La verdad es que lo que hacemos es dar muchas vueltas por el aeropuerto, de manera estratégica, para tratar de identificar a aquellas personas que se encuentren en situación de vulnerabilidad. Hay muchas personas que han perdido sus vuelos y están angustiadas, y también hay personas que no han podido subir a un avión por una razón u otra, y necesitan apoyo pastoral.”

Ambos capellanes consideran que su trabajo va esencialmente dirigido a los miles de empleados que trabajan en el aeropuerto, pero también ayudan a los pasajeros.

Bill Raines afirmó: “Cuando nos encontramos con los pasajeros es generalmente porque han tenido algún problema; pueden haber perdido su dinero, haber perdido un vuelo, haber sido asaltados, o tal vez haya habido alguna una muerte a bordo.”

“Podemos ser útiles para iniciar la asistencia…para contribuir a que las cosas se pongan en movimiento, sin que sea una acción oficial del aeropuerto.”

Este verano, Bill explicó que prepararán espacios en los aeropuertos para ofrecer una cálida bienvenida a obispos/as y cónyuges que lleguen para la Lambeth Conference.

“Confío en que la mayoría de los/las obispos/as anglicanos/as podrán desenvolverse por sí solos. Nuestro papel es establecer un punto de encuentro para todos”, afirmó. “Queremos ofrecer un espacio donde los/las obispos/as que lleguen puedan tener un lugar para relajarse y tomar bebidas calientes y sándwiches antes de seguir su camino.”

“Este es un evento importante en el ámbito de las conferencias anglicanas”, prosiguió. “La Lambeth Conference no se celebra a menudo. Se trata de una oportunidad de crecimiento real, ya que estas personas no tienen mucho contacto entre sí y solo pueden leer los comunicados de prensa que se envían u otro tipo de información. Durante este evento, tienen la oportunidad de establecer relaciones significativas.”

“Mucho de lo que hacen los/las obispos/as tiene que ver con las relaciones personales, y, de hecho, gran parte de la teología está ligada a las relaciones personales. Por ello, de la Lambeth Conference, solo puede salir algo bueno.”