julio 31

Unidos en la oración: los obispos de todo el mundo se unen en un coro global en el servicio de apertura de la Lambeth Conference en la catedral de Canterbury

Idiomas de todos los rincones del mundo resonaron hoy en la catedral de Canterbury cuando obispos de toda la Comunión Anglicana unieron sus voces para orar.

Los obispos, que representan a unos 165 países, se unieron en el Padre Nuestro en su propio idioma durante un conmovedor servicio que abrió formalmente la 15ª Lambeth Conference.

También se escuchó música, oraciones y lecturas en maorí, bengalí, zulú, cantonés y shona, así como en francés, español e inglés, en un servicio transmitido en directo a una audiencia a nivel mundial.

El obispo de Lesotho, la Reverenda Dra. Vicentia Kgabe, al pronunciar el sermón, habló de cómo la Comunión Anglicana está «llamada a practicar la hospitalidad y a servir» en un mundo que experimenta «graves dolores y conflictos».

Dijo: «Entonces, ¿cómo demostramos nosotros, como iglesia, la iglesia anglicana, la hospitalidad en un mundo que está atravesando y experimentando graves dolores y conflictos?

«Lo hacemos siguiendo el modelo que nos ha establecido nuestro salvador, y este modelo no es egocéntrico ni está encerrado en sí mismo. No nos llama a mirarnos el ombligo, sino que nos llama a buscar primero el reino de Dios y la justicia de Dios, y todas las cosas que deseamos, que anhelamos, que llamamos y que esperamos nos serán dadas, pero primero buscamos el Reino.»

«Como comunión anglicana podemos y tenemos en nosotros la capacidad de sanar y servir al mundo, lo hacemos compartiendo lo que tenemos libremente sin el temor de quedarnos vacíos.»

«Porque nuestro Dios es un Dios que provee y nos asegura que ‘los que confían en el Señor para que los ayude encontrarán sus fuerzas renovadas; se levantarán con alas como las águilas; correrán y no se cansarán; caminarán y no desfallecerán’.

«Nuestra jarra no se vaciará, ni nuestro cántaro fallará. Servimos a un Dios que provee».

Durante el servicio, el arzobispo de Canterbury entregó una nueva cruz primitiva al arzobispo de Alejandría y obispo de Egipto, Monseñor Samy Shehata, en presencia de Su Eminencia el arzobispo Angaelos, arzobispo copto ortodoxo de Londres, uno de los invitados ecuménicos al servicio.

La Provincia Episcopal / Anglicana de Alejandría fue inaugurada como la 41ª Provincia de la Comunión Anglicana durante el año 2020. Las medidas sanitarias impidieron los viajes internacionales a Egipto en ese momento, lo que impidió la tradicional entrega de la cruz primitiva a Monseñor Samy por parte del Arzobispo de Canterbury.

El Arzobispo de Canterbury, oró al comienzo del servicio para que la Lambeth Conference llevara a los obispos a un entendimiento más profundo entre ellos y a un amor más profundo por el mundo.

Dijo: «Pidamos sinceramente la bendición de Dios sobre los que estamos aquí reunidos, para que a través de nuestro debate y nuestro caminar juntos crezcamos en una comprensión más profunda los unos de los otros y en un amor más profundo por el mundo que Jesucristo vino a salvar».

Hablando antes de la distribución de la Eucaristía en el servicio, dijo: «Al acercarnos a la Comunión, todos somos conscientes de que algunos de los que están aquí no se sentirán capaces de recibir la Comunión, hay algunos por las normas de su propia Iglesia entre nuestros queridos y estimados invitados ecuménicos.

«Y hay otros entre nosotros por nuestras propias divisiones. En este momento, al comulgar permanezcamos en silencio al sentarnos en nuestro lugar y oremos por la sanación de la Iglesia de Dios, no sólo de la Comunión Anglicana sino de la Iglesia católica y universal, para que encontremos por el poder de Dios el momento en que podamos reunirnos en todo el mundo como si fuéramos uno.»

He aquí el texto completo del sermón de la Dra. Kgabe

Que las palabras de mi boca y las meditaciones de nuestro corazón sean aceptables ante tus ojos Señor, mi roca y mi Redentor.

Al reunirnos en esta 15ª Lambeth Conference, llevamos en nuestros corazones y presionados en nuestras mentes, asuntos y situaciones que desafían y/o perturban nuestros respectivos hogares, países, regiones, diócesis y provincias. También nos reunimos para celebrar la diversidad y los dones que se nos han dado generosamente para la misión y el ministerio en la iglesia de Dios para el mundo de Dios. Como dice el autor de la primera epístola de Pedro, «como buenos administradores de la gracia múltiple de Dios, sírvanse los unos a los otros con el don que cada uno haya recibido».

Las lecturas fijadas para el servicio eucarístico de hoy tienen palabras clave recurrentes que pueden resumirse en dos temas, a saber, el liderazgo de servicio y la hospitalidad. Ser un líder servidor es mostrar hospitalidad.

Permítanme recordarles que el día de su consagración se leyó el cargo y el consagrador principal dijo las siguientes palabras

«Dijeron: la Iglesia es el Cuerpo de Cristo, el pueblo de Dios y la morada del Espíritu Santo. En el bautismo, toda la Iglesia está llamada a dar testimonio del amor redentor de Dios que se revela al pueblo de Dios a través de las cosas normales, físicas, temporales y mundanas de esta vida y a trabajar así por la llegada del Reino de Dios.

Para servir a este sacerdocio real, Dios ha dado ministerios particulares. Los obispos son ordenados para ser pastores del rebaño de Cristo y guardianes de la fe, para proclamar la palabra de Dios y dirigir al pueblo de Dios en la misión. Obedientes al llamado de Jesucristo y con el poder del Espíritu Santo, los obispos están llamados a reunir al pueblo de Dios y celebrar con él los sacramentos de la nueva alianza. Así, formada en una única comunión de fe y amor, la Iglesia en cada lugar y tiempo está unida a la Iglesia en todo lugar y tiempo».

En esta parte del Cargo (Ordenación de Obispos), hay un recordatorio y también una invitación a servir al pueblo de Dios y a practicar la hospitalidad dondequiera que hayamos sido plantados, enviados y colocados, y debemos hacerlo a tiempo y fuera de tiempo. Y no hay ninguna limitación en cuanto a lo que se puede ser hospitalario o en cuanto a lo que se puede servir al pueblo de Dios, es algo permanente y continuo.

Como iglesia, estamos llamados a practicar la hospitalidad y estamos llamados a servir.

La hospitalidad, en el diccionario de Oxford, se define como «la recepción y el entretenimiento amistoso y generoso de invitados, visitantes o extraños». Esto no era suficiente para una chica africana.

Busqué en mi contexto lo que significa ser hospitalario. En el contexto africano, la hospitalidad se define como «la extensión de la generosidad, dar libremente sin restricciones». También puede verse como la disposición incondicional a compartir». También es la disposición a dar, ayudar, asistir, amar y llevar las cargas de los demás sin poner necesariamente el beneficio o las recompensas como fuerza motriz. Es lo que llamamos ubuntu -una persona es una persona a través de otras personas- Umntu ngumtu nga bantu.

Esta hospitalidad queda demostrada en nuestra lectura del Antiguo Testamento por la viuda que acogió y alimentó a un desconocido con las diminutas provisiones que le quedaban. Este acto suyo podría haberle ocasionado la muerte por inanición, ya que el texto afirma que «le dijo a Elías que estaba recogiendo palos para poder ir a su casa y preparar una comida para ella y su hijo, para que comieran y murieran» (1 Reyes 17: 12).

En nuestra segunda lectura, el autor de la primera epístola de Pedro nos insta a ser hospitalarios, ya que escribe » sean hospitalarios los unos con los otros sin quejarse. Como buenos administradores de la gracia múltiple de Dios, sírvanse los unos a los otros con el don que cada uno haya recibido». Y en el evangelio de Juan, se cita a Jesús diciendo: «Así que si yo, su Señor y Maestro, les he lavado los pies, también ustedes deben lavarse los pies los unos a los otros».

La hospitalidad puede ser algo poderoso y también vulnerable. Poderosa porque permites a la gente entrar en tu espacio y compartir lo que tienes con ellos. En la mayoría de los casos, el anfitrión tiene el control. Vulnerable, porque en la mayoría de los casos, como anfitrión, permite que extraños o desconocidos entren en su espacio, en su dominio. Recibir a un invitado en su casa también implica estar abierto a la presencia de esa persona, mostrando interés por lo que tiene que ofrecer.

Como anfitrión no te relajas hasta que el último invitado se haya ido sin romper la vajilla.

Nuestras lecturas de hoy nos recuerdan que servir y el servicio o el liderazgo de servicio y la hospitalidad van juntos; la viuda recibió a Elías y le sirvió comida. Y a través de Elías, Dios le prometió que «la vasija de harina no se vaciará y la jarra de aceite no faltará hasta el día en que Dios envíe la lluvia a la tierra».

Jesucristo lo demuestra también en nuestra lectura del evangelio, leemos que durante la comida con los amigos y discípulos se apartó de la mesa. Y tomando una palangana con agua, demuestra una nueva forma de servir: lavándoles los pies, y les ordena que lo hagan entre ellos. Esto es tanto un acto de hospitalidad como de servicio, y el amor es central en este acto.

Entonces, ¿cómo demostramos nosotros, como iglesia, la iglesia anglicana, la hospitalidad en un mundo que atraviesa y experimenta graves dolores y conflictos? Lo hacemos siguiendo el modelo que nos ha establecido nuestro salvador, y este modelo no es egocéntrico ni está encerrado en sí mismo. No nos llama a mirarnos el ombligo, sino que nos llama a buscar primero el reino de Dios y la justicia de Dios, y todas las cosas que deseamos, que anhelamos, que llamamos y que esperamos nos serán dadas, pero primero buscamos el Reino.»

Como comunión anglicana podemos y tenemos en nosotros la capacidad de sanar y servir al mundo, lo hacemos compartiendo lo que tenemos libremente sin el temor de quedarnos vacíos. Porque nuestro Dios es un Dios que provee y nos asegura que ‘los que confían en el Señor para que los ayude encontrarán sus fuerzas renovadas; se levantarán con alas como las águilas; correrán y no se cansarán; caminarán y no desfallecerán. Nuestra jarra no se vaciará, ni nuestro cántaro fallará. Servimos a un Dios que provee.

¿Cómo demostramos como iglesia la hospitalidad entre nosotros? Para muchos, la iglesia ha sido un lugar de dolor y heridas. Podemos y está en nosotros servir a los hijos de Dios, amar a todos los hijos de Dios, no sólo a los que se parecen a nosotros, hablan el mismo idioma que nosotros o son de la misma clase socioeconómica o política que nosotros: todos los hijos de Dios.

Esta Lambeth Conference, esta iglesia nuestra tiene el poder y es capaz de sanar al mundo y sanar a la iglesia, y mientras lo hacemos, la primera epístola de Pedro nos recuerda «que mantengamos un amor constante los unos por los otros, porque el amor cubre multitud de pecados».

Al concluir, mi oración es que durante nuestro tiempo juntos y más allá

Que el nombre de Dios sea santificado y no el nuestro.

¡Que se haga la voluntad de Dios y no la nuestra!

¡Que venga el reino de Dios y no el nuestro!

Amén»

NOTAS PARA LOS EDITORES

Contactos de la oficina de prensa:

Teléfono – 0207 313 3940

Correo electrónico: media@lambethconference.org

Para obtener fotos oficiales de la Lambeth Conference, haga clic aquí


Tags


You may also like

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Subscribe to our updates now

Enter your details below and we'll keep you in touch with the conference as well as sharing resources and news about the event.