agosto 6

Segundo discurso del Arzobispo de Canterbury en la Lambeth Conference

Lea el segundo discurso del arzobispo Justin en la Lambeth Conference el 5 de agosto, en el que reflexionó sobre el legado histórico y el impacto global de la iglesia y llamó a los obispos a la unidad para seguir el llamado de Dios.

Oremos:

Abre nuestros ojos, oh Señor, mientras nos hablas en tu palabra en revelación para que podamos ver como Juan el Divino, el Vidente, tu Ciudad celestial y al ver podamos llenarnos de esperanza para tu obra en esta Tierra. Amén.

Dios, como dije hace una semana, ha creado una nueva nación – lo hemos estado viendo toda la semana.

Y la gente de Antioquía, como dije hace una semana, lo vio por primera vez.

Aquí en esta sala no estamos definidos como lo estuvimos durante muchos años después de 1867, no estamos definidos por el color o la nacionalidad o el idioma o la clase o la educación o los antecedentes o los contactos.

Sólo nos define Cristo.

Y por eso se nos llama cristianos porque no hay otra forma en este mundo de definirnos.

No somos, como los cristianos de todo el mundo, definidos por la batalla o la conquista de un territorio, estamos marcados de manera diferente.

Antes de llamarse cristianos, los seguidores de Cristo habían sido un movimiento judío, pero ahora incluían a los gentiles, por lo que surgió una nueva identificación.

Vinieron de todo el mundo conocido y no ha cambiado mucho.

Somos autóctonos e inmigrantes. Somos ricos y pobres. Para algunos, poseer el nombre de Cristo es una rutina.

Para otros, es la vida y la muerte. Todos nosotros, en nuestras conversaciones, hemos comprobado que eso crece en nuestro reconocimiento durante esta última semana en nuestros grupos de estudio bíblico.

Los que se bautizan cambian de identidad, de nacionalidad, su primera nacionalidad y su lealtad final. Bailan, bailamos, una melodía diferente a la de la sociedad en la que viven. Aceptamos la promesa de Cristo de que en el mundo hay persecución (Juan 16: 33)

Y la respuesta a eso es que debemos odiar nuestras vidas por amor a Cristo (Juan 12: 25). Por tanto, los cristianos, individual y colectivamente, están llamados a ser diferentes al mundo que les rodea.

Volvamos a 1 Pedro 2:9 «PPero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable. Ustedes antes ni siquiera eran pueblo, pero ahora son pueblo de Dios; antes no habían recibido misericordia, pero ahora ya la han recibido.»

Los cristianos son la nación más grande de la tierra. En los primeros 315 años, la llamada nación santa de Pedro conquistó el mayor imperio del mundo sin la espada. Hoy somos dos mil millones.

En todo el mundo dirigimos escuelas, clínicas y hospitales. Servimos a los refugiados, lavamos los pies de los que están en la calle, alimentamos a los hambrientos, cuidamos del huérfano y del extranjero.

Desafiamos a los gobiernos en cuanto a la justicia, creamos organizaciones benéficas para los afectados por la guerra.

¿Quién creó la Cruz Roja? Un cristiano. ¿Quién creó los grandes hospitales de Londres? Los monasterios. Nos acosan y persiguen, nos persiguen como cristianos de un campo de exterminio a otro, pero no odiamos como quieren nuestros enemigos.

Y permítanme decirlo por la gracia de Dios, por la gracia de Dios, esta semana hemos estado en desacuerdo sin odio. No como muchos en la prensa quieren que lo hagamos.

Rendimos culto en antiguas catedrales, en edificios modernos, en cabañas, bajo los árboles, al aire libre, en secreto cuando el peligro es demasiado grande. Algunas de las mejores obras de arte y música de cada estilo de cultura surgen de las escrituras y la teología cristianas.

Las nociones de justicia en todo el mundo están tomadas de la boca de Jesús, o de los textos bíblicos que compartimos con el pueblo judío: los de Jeremías, Ezequiel, Daniel, Isaías, de la Torá y los profetas menores.

Los Salmos, todavía después de 2.500, 3.000 años, siguen hablándonos de todas las emociones, desde el éxtasis hasta la adoración, pasando por la ira y la desesperación. Siguen siendo el libro de oraciones vivo de la Biblia, como los describió Bonhoeffer. Y cuando las naciones reciben la Biblia en su propia lengua, cambian para bien y encuentran su identidad.

La iglesia es la creación de Dios y la esperanza de la humanidad. La iglesia proclama que hay esperanza en la muerte, esperanza en la guerra, esperanza en el luto, esperanza en el nacimiento, incluso en el nacimiento en un campo de refugiados. La iglesia proclama que aunque el mundo nos odie, Dios ofrece su amor, incondicional, que en este mismo momento Cristo intercede por nosotros a la derecha de Dios.

Dice: «Padre, bendice a Michael Curry, Padre bendice a Justin Badi, Padre bendice a Jackson, bendice a éste, bendice a aquél». La lista de estas cosas que celebramos y proclamamos podría ser interminable, porque en cada historia, como hemos oído de Jackson esta mañana, está la historia de la obra de transformación de Dios. Porque estas historias serán eternas porque vienen del Dios Eterno.

PERO, PERO, PERO… hay un problema. Es un problema que se encuentra en los evangelios y es evidente en las epístolas. Es el problema que se expone en el Antiguo y el Nuevo Testamento. Es el problema de que los seres humanos son pecadores. Porque Cristo vino a salvar a un mundo que estaba en desacuerdo con él y que no lo reconocía.

Vino a salvar a sus enemigos. A usted y a mí.

Ninguno de nosotros puede llegar a Dios. Pero Cristo nos ha dado a conocer a Dios. (Juan 1). Somos enemigos, no porque Dios haya empezado a odiarnos, ni mucho menos. Sino porque queremos salirnos con la nuestra, ser independientes de Dios, estar libres de las restricciones del amor perfecto y la gracia ilimitada. ¡Qué tontos somos!

La realidad es que la iglesia de Dios está, por elección de Dios, llena de seres humanos y los seres humanos tienen mucho pecado, por lo que la iglesia de Dios está llena de pecadores.

La historia de la iglesia revela un cuerpo no sólo lleno de santos que expresan el amor de Dios sino de pecadores ávidos de poder.

La iglesia de Dios predicó cruzadas violentas, organizó la inquisición, quemó gente en la hoguera. La iglesia de Dios encubrió los pecados del imperialismo, aceptó grandes sumas de dinero de los traficantes de esclavos. La iglesia de Dios rechazó la renovación allí donde no se ajustaba a los patrones establecidos.

Cuando Wesley llegó a Inglaterra en el siglo XVIII y, literalmente, decenas de miles de personas de las zonas más pobres del país acudieron a la fe en Cristo, un obispo de la época, creo que fue el obispo Butler, un antepasado mío… le dijo: «su entusiasmo es algo muy perverso, señor Wesley, algo muy perverso en realidad».

La iglesia de Dios trató de eliminar a las Primeras Naciones y a los pueblos indígenas de los territorios colonizados, esos pueblos cuya cruz llevo hoy, al igual que Caroline.

La iglesia de Dios avivó las llamas del antisemitismo y proporcionó un semillero y una teología para la persecución de los judíos y, en última instancia, para el Holocausto.

La iglesia de Dios protegió el poder terrenal mientras entregaba la esperanza celestial.

La iglesia de Dios se dividió y trató a aquellos con los que había desacuerdo como enemigos, para ser torturados, asesinados o, hoy en día, para ser vilipendiados en las redes sociales e insultados de muchas maneras.

En mayo encontramos en la Biblioteca [del Palacio] de Lambeth, donde no debería haber estado, una carta del siglo XVIII, alrededor de 1723 creo, ahí está [la carta aparece en la pantalla] una carta de un esclavo en Virginia, al «Arzobispo de Londres» … suplicando que se envíe gente para enseñar el evangelio a los hijos de los esclavos. Por lo que sabemos, nunca fue contestada.

Pero no se trata sólo del pasado, por muy reciente que sea … también nuestros pecados tienen que ver con el presente.

Durante mis nueve años y medio como Arzobispo de Canterbury, y antes de este tiempo, he escuchado muchas historias de abusos que fueron encubiertos. He escuchado historias de tortura de niños, jóvenes y adultos vulnerables.

Ninguna parte de nuestra iglesia ha estado exenta: tales abusos han tenido lugar en iglesias evangélicas, en iglesias de alto nivel y en iglesias liberales. Los abusadores han sido solteros o casados – de todo tipo de iglesias, viejos y jóvenes, ordenados o laicos, y el abuso ha tenido que ver con el poder.

Peor que eso, como saben hasta el pasado reciente, el abuso muy a menudo era encubierto por las autoridades de la iglesia y puede que haya algunas iglesias en las que eso sigue siendo una tentación.

Y digo estas palabras sobre el abuso sabiendo que habrá algunos entre ustedes que han sido víctimas de muchos tipos de abuso: en la iglesia, en sus propios hogares o en otros lugares. Incluso en estos dos últimos días, hablen con los capellanes, empiecen a ver cómo puede haber curación.

Donde sea que tenga lugar el abuso, es el más grave abuso de poder. Es el más oscuro de los pecados oscuros. Es una afrenta al Evangelio de Jesucristo. Y en la iglesia de este país quiero rendir homenaje a la valentía y la resistencia de los supervivientes que nos contaron sus historias año tras año, una y otra vez hasta que alguien les escuchó, a veces durante 30 años. Y seguiré pidiendo perdón con lágrimas en los ojos por la iglesia que les defraudó tan terriblemente.

Nuestro arrepentimiento, aquí en Inglaterra o en cada iglesia en la que se encuentre alguno de estos pecados, debe implicar hacer todo lo posible para que la iglesia sea un lugar seguro para todas las personas, en el que todos puedan prosperar, ya que el poder está en el corazón de tantas cosas que van mal.

Cuando los pastores golpean a las ovejas desobedecen lo que dice Pedro, lo hemos visto esta mañana: «Cuiden el rebaño de Dios que está a su cargo, ejerciendo la vigilancia, no bajo coacción sino voluntariamente, no por ganancia sórdida sino con entusiasmo. No se enseñoreen de los que están a su cargo, sino sean ejemplos para la manada».

Las tentaciones del poder son tan antiguas como Adán y Eva, Caín y Abel. El poder está detrás de la mayor paradoja, el mayor rompecabezas de la iglesia: ¿cómo puede ser que instituciones basadas en el evangelio, ligadas inextricablemente a la vida y la muerte de Jesús, leyendo los evangelios, puedan ellas mismas hacer o tolerar o encubrir cosas tan malas como las que la Iglesia ha hecho tan a menudo? ¿Cómo puede ocurrir esto?

El Levítico trata estas cuestiones, el libro del Levítico, no son nuevas – Una cita: «Específicamente, se centra en cómo el Israel ordinario (o la humanidad), siendo propenso al error inadvertido y al pecado deliberado, puede sin embargo acoger la santidad radical de Dios» – eso viene del libro publicado en 2019 por Ellen Davis, en la página 63, llamado «Opening Israel’s Scriptures». Es maravilloso.

Otro ejemplo es de Isabelle Hamley, que dirigió una de las reflexiones en el retiro de los obispos …. [en] su comentario sobre los Jueces, mirando el punto en el que la gente se había equivocado más terriblemente…

Como vemos en la primera Epístola de Pedro, cuando como obispos no reconocemos nuestro poder, lo desperdiciamos con demasiada facilidad: «En cambio, como el que los llamó es santo, sean ustedes mismos santos en toda su conducta; porque está escrito: ‘Serán santos, porque yo soy santo’ (está citando el Levítico de nuevo).

Y continúa: «Ya que invocan como Padre al que juzga con imparcialidad las obras de cada uno, vivan con temor reverente mientras sean peregrinos en este mundo.». (1 Pedro 1:15-17).

Entonces, ¿qué debe hacer la Comunión Anglicana al enfrentarse a esta paradoja, a este rompecabezas: el amor de Dios, el pecado que tan a menudo cometemos, cómo cambia? ¿Cómo avanzamos? Siempre estaremos llenos de pecadores.

Debe ser ante todo un cuerpo de aquellos que se reconcilian con Dios y se convierten en reconciliadores de los demás. «Como yo les he amado, así deben amarse los unos a los otros». (Juan 13:34).

¿Cómo ha amado y cómo amará? Lavando los pies incluso de su traidor, Judas, y de su negador, Pedro.

La reconciliación en los asuntos humanos, como he dicho antes esta semana, no es un acuerdo, es un desacuerdo en el contexto de un amor abrumador y abnegado: es estar en desacuerdo de manera correcta. Esta es la norma para los pastores, «porque el amor cubre multitud de pecados», (I Pedro 4:8).

Si no estuviera en la Biblia, no nos gustaría esa frase, diríamos que es insípida y sospechosa… pero me temo que está en la Biblia.

Volvamos a Mozambique – sigo hablando de Mozambique – uno de los dos países de una de nuestras Provincias más jóvenes, que trabaja eficazmente a través de las fronteras provinciales con Tanzania, con la ayuda de un grupo de la ONU que no deja de sorprenderse por la habilidad y el conocimiento que tiene la iglesia. A mí no me sorprende, pero a la ONU sí, porque creen que hacemos religión: nosotros no hacemos religión, hacemos a Cristo.

«Bienaventurados los pacificadores, porque serán llamados hijos de Dios». (Mateo 5:9)

La Comunión debe convertirse en un cuerpo de discípulos que se toman en serio y se proponen seguir a Cristo, lo hemos estado viendo este día. Eso significa oración, a solas y juntos, en voz alta y en silencio, en diálogo con las escrituras. Significa comunidades de oración como los benedictinos, los franciscanos, los hermanos melanesios o la más reciente Comunidad de San Anselmo o la comunidad que está a punto de lanzarse en la catedral de San Juan el Divino en Nueva York y muchas otras donde el corazón de la vida es el deseo de Dios, el hambre de estar cerca de Dios.

Transformamos nuestras iglesias cuando en su corazón tienen comunidades deliberadas de oración.

La Comunión debe ser un cuerpo de testigos, que conozca y pueda, en términos sencillos, dar testimonio de la buena noticia de Jesús.

Muy a menudo, al final de un sermón en la diócesis de Canterbury, en una pequeña iglesia rural, o urbana, pero somos mayoritariamente rurales, con 20 o 25 personas allí, normalmente son 10, pero a veces si no le dicen a la gente que voy a ir, sube, desafío a la gente a que explique en un minuto a la persona sentada a su lado su respuesta a la pregunta que le podrían hacer el lunes, cuando alguien dice ‘¿Has tenido un buen fin de semana… qué has hecho? ‘ y ellos dicen ‘bueno, hice esto el sábado y el domingo por la mañana fuimos a la iglesia y la persona dice … «Fuiste a la iglesia ¿por qué diablos hiciste eso?» y el reto [es], les digo, en un minuto sin jerga religiosa, es responder a esa pregunta de forma clara y sencilla….

«Estén siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que les demande razón de la esperanza que hay en ustedes». (1 Pedro 3:15).

Puedo decirles que cuando digo esto en una iglesia rural, y digo «justo un minuto, a la persona más cercana a ti, empieza ahora» y pueden ver que por un breve momento, a menudo por un momento mucho más largo, me odian. Y un minuto más tarde… digo «bien, date la vuelta, hazlo al revés» y la otra mitad me odia. Pero cuando vuelvo a menudo me dicen, ‘nos has hecho pensar que no sé por qué voy a la iglesia’ y yo les digo ‘bueno, haz un curso Alfa, un curso de descubridores, un curso de Descubre a Jesús, el curso que quieras, descubre por qué vas a la iglesia y que eres un hijo amado de Dios’.

Por lo tanto, la Comunión debe rezar, debe dar testimonio, debe tener a los sabios del mundo.

Mañana tendremos el llamado sobre la ciencia y la tecnología. ¿Cómo puede la ciencia servir al Reino, en lugar de a los reinos de este mundo, a menos que tengamos a aquellos que puedan argumentar los reclamos de Dios basados en los dones que Dios nos ha dado en la ciencia y la tecnología?

¿Cómo podemos desafiar el egoísmo de los países más ricos y de las personas más ricas si no somos capaces de argumentar la economía con el poder del Espíritu, la corrupción o las decisiones sobre la paz y la guerra con una comprensión de la ética y de lo que es?

Y cómo es.

Observen el fracaso del reparto de la vacuna Covid-19. Ahora multipliquen varios miles de veces a una época venidera, cuando el cambio climático cause estragos en todo el mundo, donde el nivel del mar suba, y los ricos estén detrás de muros protegidos por armaduras? ¿O buscaremos juntos hacer lo correcto? Son las iglesias, actuando juntas, ecuménicamente, unidas, las que tienen las redes globales para hacer el bien. Son las confesiones las que pueden liderar los cambios de actitud. Inspirados quizás por la luz de Cristo, incluso sin saberlo, a veces.

La Comunión debe estar unida de manera que revele a Jesucristo. El milagro que Dios ha realizado en la iglesia no es que las personas afines se gusten, sino que personas que cruzarían la calle, la ciudad, el océano para alejarse unas de otras aprendan a amarse. Lo estamos viendo esta semana. Pero mantenerlo es difícil. La gente dirá que al ser amigos de aquellos con los que no están de acuerdo estamos cambiando de bando; estamos traicionando la causa. Lo mismo le decían a Jesús.

A menudo bromeo diciendo que si se lee el Evangelio de Juan sólo hay tres problemas con la desunión: En primer lugar, dificulta nuestras oraciones. Dios dice que cuando somos uno en la oración, Dios dice en las escrituras, que Dios escuchará nuestras oraciones. En segundo lugar, disminuye profundamente nuestro sentido del amor de Dios. Dios dice en las escrituras que cuando estemos unidos conoceremos el amor de Dios. En tercer lugar, hace tropezar totalmente, y ralentiza, y a veces detiene nuestra misión y evangelización. La Biblia dice en Juan 17:21 que el mundo sabrá que Jesús vino del Padre cuando seamos uno. Así que, aparte de la oración, la seguridad de la Salvación, y la misión y la evangelización, la desunión no es un problema.

Lo que David Ford (antiguo profesor de divinidad en la Universidad de Cambridge) en su comentario de 2021 sobre Juan, que muchos de ustedes han recogido en la librería, llama «el clímax del clímax» del Evangelio es que el versículo 21, ¿nos atrevemos a contribuir a la obstrucción de la oración de Jesús? ¿Nos atrevemos a contribuir a la obstrucción del propósito de Dios? Somos llamados por la gracia de Dios, no por nuestra elección. «No me han elegido ustedes, yo los he elegido a ustedes», dice Jesús en Juan 15:16. Cada uno de nosotros es elegido no por nuestra voluntad sino por la de Dios. Eso es extraordinario. Dios sabía si éramos personas de color, o blancas, o si éramos homosexuales o heterosexuales, si éramos altos o bajos, si éramos superdotados o sufríamos algún tipo de discapacidad. Dios lo sabía todo. Y eligió llamarnos.

No tenemos la libertad de elegir a nuestros hermanos y hermanas. Por supuesto, tenemos grupos con puntos de vista diferentes. Por supuesto, son un regalo de Dios para nosotros porque el punto de vista diferente a menudo nos desafiará y cambiará nuestras mentes, puede ser profético, pero no debemos, como dije antes, ir por el camino de expulsar a otros cristianos.

Debemos buscar con pasión la unidad visible de la iglesia. Pero eso es muy difícil, como oímos ayer cuando hicimos el llamado de que ni siquiera estamos muy seguros de lo que eso significa. Muchas gracias a Anne por esa presentación extraordinariamente poderosa.

Y pertenecer a una Iglesia en la que hay personas que a la sociedad no le gustan. Ya sea que se trate de presos con una condena de larga duración o de personas que tienen puntos de vista erróneos de la sociedad, tal como ésta los ve, sobre cuestiones de raza o cuestiones de guerra o paz o justicia. Ser amigos de ellos aunque no estemos de acuerdo con ellos nos meterá en todo tipo de aguas calientes, nos meterá en problemas.

Siguiente punto. El anglicanismo siempre se ha visto a sí mismo como contingente, temporal, hasta que se restablezca la unidad visible de la iglesia de Dios. El anglicanismo en sí mismo no es sagrado, pues todas las instituciones eclesiásticas son provisionales. Sólo el propósito de Dios es sagrado, eterno e infalible.

Como cristianos, nuestros deseos más profundos, como dijo antes el arzobispo Stephen Cottrell de York, tienen que ser rendir culto y, a partir de ahí, dar testimonio, y ver un mundo convertido. En esas intenciones encontramos nuestro llamado y nuestro futuro eterno. En esas intenciones experimentamos las complicaciones el dolor de un mundo de pruebas, de problemas y de sufrimiento.

Y Pedro dice:

«Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayan padecido un poco de tiempo, él mismo los restaurará, los sostendrá, los fortalecerá y los establecerá. A él sea la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.». Capítulo 5:10-11.

Y finalmente, y para su sorpresa, eso me lleva al punto principal de este discurso. Oh, están pensando que ya se ha extendido durante 45 minutos y que todavía estaremos aquí cuando deba darnos la cena.

Verán, el mayor reto para mí, como cristiano, o para ustedes, es «estar» convertido. No haberse convertido, sino estar convirtiéndose, cada día. La conversión de la vida, como la llama Benedicto en su Regla. Y eso nos lleva al Discipulado Intencional. Significa que debemos convertirnos en iglesias que viven de acuerdo con lo que dicen y que son constantemente revolucionarias. Eso es lo que ha dicho la obispo Eleanor Sanderson en su magnífico discurso de esta mañana. Lo siento, Aotearoa, Nueva Zelanda y Polinesia, la acabamos de copiar. Mis disculpas por ello. No son disculpas genuinas. Pero es de buena educación dar disculpas y, de todos modos, los británicos nunca quieren decir lo que dicen.

La obispa Eleanor nos desafió esta mañana cuando habló del reto del nominalismo y preguntó, oh, esto no se me escapará ;» ¿Estamos viviendo entre algunas estructuras impresionantes pero seriamente carentes de vida?» Eso resume muchas iglesias y explica el pecado y el fracaso institucional.

La revolución significa en primer lugar que nuestras instituciones eclesiásticas hagan justicia y amen la misericordia y caminen humildemente con nuestro Dios (Miqueas 6:8). Que no toleremos lo que está mal porque encaja en la cultura o porque siempre lo hemos hecho así, o porque nuestros abogados lo dicen. Debemos seguir siendo revolucionarios internamente en la Iglesia, radicales en nuestra forma de vivir, fieles en nuestra teología.

Nuestras instituciones deben ajustarse a la justicia y la rectitud de Dios en la forma en que trabajamos como organizaciones. La iglesia visible es, siento decir, la iglesia institucional, pero hay una profunda brecha entre lo que la iglesia teórica hace en los libros y lo que la institución hace en la vida cotidiana.

Por ejemplo, en Inglaterra significa que tenemos que reorganizar la protección, significa que tenemos que examinar cómo se han invertido nuestros recursos históricos, que tenemos que examinar y publicar las ganancias que obtuvimos de la esclavitud después de 1704, cuando nos dieron el dinero.

Otras provincias encontrarán injusticia interna, falta de misericordia, ausencia de justicia, tribalismo, racismo, nominalismo que corroe nuestra pasión y deseo por Cristo.

Externamente somos discípulos, seguidores y aprendices. La melodía que cantamos es el Magnificat. En ella María, inspirada por el Espíritu Santo, profetiza y dice esto:

Él, Dios, ha mostrado la fuerza con su brazo;

ha dispersado a los soberbios en la imaginación de sus corazones.

Ha derribado a los poderosos de sus tronos

y ha levantado a los humildes;

ha colmado de bienes a los hambrientos

y ha despedido a los ricos con las manos vacías.

Esa, mis queridas hermanas y hermanos, es la declaración de la Revolución, no del consuelo.

La Compañía de las Indias Orientales, que gobernó la mayor parte de la India hasta 1856 y que controlaba las partes que no gobernaba directamente, prohibió el canto del Magnificat en el canto de vísperas, por temor a que los indígenas de la India pudieran tener la sensación de que ese Dios podría estar de su lado, contra la tiranía. Es un texto peligroso.

Seamos claros sobre la revolución. La Iglesia es un lugar de evolución y de revolución sin violencia. Con demasiada frecuencia se confunde el cambio con la violencia. Pero estamos llamados a enderezar el mundo, porque la melodía que bailamos debe convertirse en la melodía que baila todo el mundo. Somos los que llamamos y demostramos con nuestras acciones el cumplimiento de la oración de Amós en Amós 5:24: «Que la justicia baje como las aguas y la rectitud como un arroyo que siempre fluye».

La revolución es el impacto de las marcas de la misión en el mundo. No podemos ser silenciados, el pueblo de Dios no puede ser silenciado, la Iglesia no puede ser silenciada porque hablamos de Jesucristo. No podemos ser desviados porque enseñamos el discipulado. No podemos ser ocultados porque atendemos a los pobres y a los más necesitados. No podemos ser ignorados porque transformamos las estructuras injustas. No podemos ser cómodos para nuestras sociedades porque atesoramos toda la Creación.

Somos revolucionarios.

El comunismo comenzó con una revolución pero como credo ateo ignoró la pecaminosidad de las personas y se consumió por el abuso de poder sin arrepentimiento. La revolución cristiana debe ser de misericordia y perdón, de generosidad y compromiso. La revolución debe formar parte de la vida institucional de los que anuncian a Cristo. Quizás, sé que el Secretario General de la Iglesia de Inglaterra está aquí, de hecho puedo verlo desde aquí. Quizás deberíamos tener un nuevo departamento en Church House, Westminster, el departamento para la revolución institucional. Me encantaría proponerlo en el Sínodo General.

Una iglesia que deja al mundo sin cambiar a su alrededor ha sido cambiada por el mundo. Una iglesia que deja a la gente sin convertir se ha convertido al mundo. Una iglesia que descuida su justicia, rectitud y misericordia internas vivirá de forma injusta, despiadada y pecaminosa.

Una iglesia que no es un lugar de revolución pacífica será una iglesia sólo de la historia.

Pero una iglesia que actúa con rectitud, ama la misericordia y busca la justicia, encontrará la paz de Dios, la presencia del Espíritu y el llamado de Cristo. Una iglesia que da luz a los perdidos encontrará luz en todas sus relaciones y vivirá en el amor. Una iglesia de la revolución de Dios será una iglesia que de generación en generación verá un mundo transformado.

Ya ha sucedido antes; es la gracia de Dios la que hará que suceda de nuevo. ¡Ven Espíritu Santo!

Amén


Tags


You may also like

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Subscribe to our updates now

Enter your details below and we'll keep you in touch with the conference as well as sharing resources and news about the event.