Capacitación de la Iglesia Segura para líderes juveniles de la diócesis de Jerusalén

Wadie Far es el reverendo canónigo pastor de la congregación de habla árabe de la Catedral de San Jorge y vicario de la Iglesia Episcopal de San Pablo en la diócesis de Jerusalén. A continuación, Wadie describe cómo se han estado implementando las prácticas de protección en la diócesis de Jerusalén.

Es vital asegurarse de que la iglesia, y todos los diferentes programas y actividades que se llevan a cabo en ella, sean espacios seguros para todos los participantes. Para lograr esto, todas nuestras actividades deben cumplir con ciertos estándares de la Iglesia Segura (protección). Asegurar la seguridad de todos debe ser una prioridad para todos los que lideran ministerios de la iglesia.

En la diócesis de Jerusalén, tenemos una política de Protección Infantil, que se ha aplicado en nuestras parroquias e instituciones. Sin embargo, nunca había sido discutida con nuestros maestros y voluntarios de la escuela dominical y el grupo juvenil diocesano. Nunca habíamos tenido conversaciones sobre el abuso debido a la alta sensibilidad del tema. Muchos en nuestra cultura no quieren discutir este tema, porque no quieren admitir que los casos de abuso podrían presentarse entre nosotros. También nos preocupaba que algunos pudieran sentirse ofendidos si se les llamara a ser capacitados.

Capacitación de protección

Sin embargo, como capellán juvenil de la diócesis, en conjunto con el comité juvenil diocesano, decidimos que sería importante realizar capacitaciones de protección para nuestros líderes de grupos juveniles, maestros de la escuela dominical y líderes de nuestros campamentos juveniles diocesanos. Realizamos campamentos de capacitación regionales anuales para aquellos que trabajan con jóvenes en las iglesias, y ofrecemos dos sesiones de taller sobre protección en estos campamentos. De esta manera, en lugar de agregar otra actividad a las agendas de nuestros voluntarios que se reúnen de diferentes ciudades, utilizamos el tiempo que ya teníamos reservado con ellos.

En nuestro primer taller, introdujimos el tema de la protección a través de un estudio bíblico y una discusión. Llegamos a un acuerdo conjunto de que necesitamos asegurarnos de que nuestras actividades juveniles en la iglesia sean un lugar seguro para todos los participantes. Luego introdujimos el concepto de abuso, los diferentes tipos de abuso que podrían ocurrir durante las actividades juveniles y cómo podríamos prevenirlos.

Luego revisamos juntos la política de protección infantil diocesana. Nos dividimos en grupos y discutimos cómo podemos cumplir con la política, y cómo nuestras actividades a veces podrían no cumplir con sus estándares. Cada grupo luego compartió sus puntos de discusión. El taller terminó con recomendaciones de los participantes sobre qué podemos hacer para cumplir con la política de la mejor manera y seguir la enseñanza y el ejemplo de Cristo de que la iglesia debería ser un lugar seguro para todos.

Desarrollo de un código de conducta

Nuestro segundo taller se centró en la creación de un código de conducta para los campamentos juveniles diocesanos. Aunque la política de protección infantil diocesana tiene un código de conducta, el mismo está diseñado para cubrir las necesidades de las instituciones y parroquias diocesanas. Consideramos apropiado desarrollar un código de conducta específico para campamentos y actividades juveniles. Comenzamos nuestro taller estudiando varios códigos de conducta existentes, comenzando con el de la política de protección infantil diocesana, y viendo otros de diferentes instituciones diocesanas, e incluso algunos de otras iglesias. Luego nos organizamos para trabajar en grupo y cada grupo escribió un código de conducta sugerido. Cuando volvimos a nuestra sesión plenaria, cada grupo presentó sus sugerencias. Trabajamos juntos para armar un código de conducta para nuestras actividades diocesanas y campamentos juveniles.

Cuando comencé a pensar en ofrecer capacitación para nuestros voluntarios que ministran a jóvenes y niños de la escuela dominical, no estaba seguro de cómo sería recibido dicha capacitación. Sin embargo, la respuesta de los otros capellanes juveniles de la diócesis y el entusiasmo de los voluntarios me llenó de confianza. Ellos entendieron la importancia de este tema y lo tomaron en serio. Estaban muy motivados para ayudar a crear un código de conducta y cumplir con él. Estaban unidos en su compromiso de asegurarse de que todos los que vengan a las actividades juveniles puedan sentir el amor de Dios y construir y profundizar su relación con nuestro Señor y Salvador en un entorno seguro.

Orientación
Para recursos y orientación sobre la implementación de la Iglesia Segura, visite los sitios web de la Lambeth Conference aquí y de la Oficina de la Comunión Anglicana aquí.

El reverendo canónigo Wadie Far habló en un reciente webinar sobre la Iglesia Segura. Vea el video en Facebook aquí.

Visite la página de la Comisión de la Iglesia Segura de la Comunión Anglicana aquí.

open to all:
the Phase 3 webinars